Sulfitos en el vino; qué son y cómo nos afectan

Descubre por qué se utilizan sulfitos en el vino, qué funciones tienen en la producción, y por qué no todos los efectos que puede tener en alimentación son positivos.

Los sulfitos en el vino son uno de los componentes que se utilizan desde hace siglos por su poder de conservación del aroma en el vino y la eliminación de bacterias indeseadas que puedas estropear el producto final. Desde la antigüedad se ha utilizado el azufre como desinfectante de los alimentos, y aún hoy en día no se ha encontrar un mejor producto para ser utilizado en el vino, por lo que no existe ningún vino que no contenga sulfitos.

¿Para qué sirven los sulfitos en el vino?

En la producción del vino en la bodega los sulfitos se utilizan como desinfectantes, añadiendo directamente sobre el vino en las barricas en forma de gas (anhidro sulfuroso).

En enología, la aplicación de estos sulfitos actúa como antimicrobiano, eliminando las bacterias, mohos y levaduras no deseadas, que podrían perjudicar el producto final en la elaboración del vino.

Los sulfitos en el vino se pueden aplicar directamente sobre el mosto antes de hacer la fermentación, sobre el vino después de haberse producido la fermentación, en las barricas durantes el envejecimiento, o en las botellas en el momento justo de ser embotellado el vino. El enólogo de la bodega es quién determina en qué momento añadir los sulfitos, según la necesidad de controlar las bacterias que se encuentran más o menos presentes en cada momento del procedimiento de elaboración.

¿Son malos para la salud los sulfitos en el vino?

Cualquier sustancia consumida en exceso puede ser perjudicial para la salud, y los sulfitos no están exhentos de ésto.

Si bien el consumo de sulfitos del vino no tiene por qué producir ningún daño, existen personas que son mucho más sensibles a este compuesto, en las que pueden aparecer reacciones del tipo alérgicas e inmunes.

Por esta razón, el Consejo Regulador del Vino en nuestro país se ocupa de controlar que todas las botellas de vino indiquen en su etiquetado que contienen sulfitos, como advertencia hacia aquellas personas que puedan ser más sensibles. 

Sin embargo, a menos que tengamos una alergia o alta sensibilidad a los sulfitos en el vino, no debemos preocuparnos por éstos, ya que la mayoría de la población no experimentamos ningún efecto secundario cuando disfrutamos de un vino de calidad.

1 opinión en “Sulfitos en el vino; qué son y cómo nos afectan”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *